aa

aa 1.1.6

Un juego con el que no pararás de girar

aa es como su título: lo más simple que te puedas imaginar. De lo que se trata es de unir las esferas pequeñas que aparecen en la pantalla con una esfera más grande que está en el centro y va girando; hazlo sin que choquen y ganarás. Ver descripción completa

PROS

  • Su diseño simple juega a favor
  • Muy adictivo
  • Los pequeños cambios suponen un desafío real

CONTRAS

  • Problemas con el sonido
  • A veces puede ser muy difícil

Muy bueno
8

aa es como su título: lo más simple que te puedas imaginar. De lo que se trata es de unir las esferas pequeñas que aparecen en la pantalla con una esfera más grande que está en el centro y va girando; hazlo sin que choquen y ganarás.

Poniéndonos en modo zen

Si bien el objetivo y los controles de aa son sencillísimos, colocar de manera exitosa cada esfera alrededor de la esfera que gira es todo un reto. De hecho, la primera vez que debas agregar 15 de estas esferas en la central te dará la sensación de que es una tarea imposible.

Ahora bien, la constancia te acabará llevando por el camino zen de aa. El ritmo de tus toques en la pantalla para soltar las esferas en el núcleo se convertirá en tu segunda naturaleza y llegará un momento en que verás muy normal eso de colocar las esferas hasta en el hueco más pequeño y lo harás sin apenas darte cuenta.

El estilo visual sencillo de aa ayuda a esta sensación, con el color negro de las esferas y los palitos contrastando con el color claro del fondo. Cuantas más esferas logres colocar mayor será la sensación de lo que gira es un todo, un objeto que explota cuando terminas con éxito el nivel.

Tremendamente adictivo

Pero cuando empiezas a creer que has dominado aa, el juego introduce giros en la fórmula que cambian sutilmente tu manera de jugar. Se trata de cambios muy pequeños –como la dirección de la rotación de la esfera, cambios en la velocidad o más bolas en órbita- que no te obligan a modificar tu táctica, pero sí que te sacan a ratos de ese modo zen que has logrado.

Es gracias a esta combinación de jugabilidad de un simple toque y evolución lenta que me he vuelto realmente adicto a aa. La prueba es que si bien en algunos niveles no paraba de equivocarme, en vez de cerrar el juego he seguido jugando y maldiciéndolo silenciosamente en el metro, en casa y en el trabajo (solo mientras estaba analizándolo, por supuesto) cada vez que cometía un error, reiniciaba el nivel y volvía a equivocarme.

Si tengo algo que objetar a aa es su apartado sonoro. Si bien los efectos de sonido y la música son agradables, a menudo se descoordinan con la acción, lo que te hace salir un poco del juego.

No podrás parar de girar

Aa es un juego perfecto para ti si te gustan los juegos de ritmo y jugabilidad sencilla, ya que su simplicidad y sus niveles desafiantes te engancharán. ¡No podrás parar de jugar!